Huancar de Juella – Jujuy – Argentina

Huancar de Juella – Jujuy – Argentina

En la provincia de Jujuy se encuentra una de las dunas a mayor altura sobre el nivel del mar: El Huancar de Juella.

Las dunas por estas latitudes se encuentran en su mayoría sobre los 3000 metros sobre el nivel del mar, pero cuando decidimos ir al Huancar de Juella sabíamos que esta se encontraba mucho mas alta que las demás… sobre los 4500 msnm aproximadamente.

Hace cuatro años habíamos llegado a este lugar por los relatos y descripciones de los pobladores de la zona, aquella vez éramos tres: Aníbal (Mani) Aguila, Pablo (Nogui) Cuevas y Francisco (Pupu) José.

Habíamos emprendido el camino desde la localidad de Juella, hasta la casa de Lorenzo Calatayu y después de unas 10 horas de caminata llegamos hasta el Huancar donde pudimos hacer sandboard algunas horas. Ya de vuelta en Tilcara habíamos quedado sorprendidos por la belleza del paisaje, la increíble diversidad de flora y fauna y la calidez de la familia Calatayu que nos había recibido con los brazos abiertos.

Luego de esa experiencia maravillosa y con la promesa de volver algún día, fue que decidimos en el pasado mes de Julio realizar nuevamente esta aventura al Huancar de Juella, pero esta vez contamos con la ausencia de Aníbal, de todas formas y aprovechando el buen tiempo del invierno Jujeño decidimos emprender el viaje.

La caminata comenzó a las 3 de la mañana, salimos desde la localidad de Juella siguiendo el rio homónimo hasta sus nacientes, acompañados de una luna llena increíble. Luego de 6 horas de caminata, soportando el frio y algunas caídas que tuvimos gracias al hielo que se encontraba en la orilla del rio, llegamos a la casa de Lorenzo Calatayu.

Fue muy bueno llegar hasta ahí y encontrarnos con la familia de Lorenzo, nos sentimos muy bien recibidos y pudimos compartir muchas cosas. Pero lo cierto es que hasta ese punto solo habíamos recorrido la mitad del camino, ese día decidimos descansar y tomar fuerzas para el día siguiente que iba a ser aun mas duro. Nos acostamos temprano, apenas bajo el sol, lo decidimos de esa manera ya que nuevamente íbamos a emprender la caminata a las 3 de la mañana.

Con la luna llena en alto, y con viento muy fuerte y frio, comenzamos a caminar. Debíamos llegar hasta el abra de la quebrada de San José y descender por la quebrada de Yriques, luego volver a subir por  uno de los arroyos que es afluente de esta ultima quebrada hasta llegar al Huancar. Lorenzo nos había comentado que si caminábamos –ligerito- íbamos a demorar aproximadamente 2 horas, de todas formas conociendo nuestro ritmo y la altura a la cual nos encontrábamos sabíamos que iba a ser un poco mas. El primer descanso fue a las 6 am, en una pequeña cueva que se encuentra en las peñas coloradas de la quebrada de Yriques, el frio y el cansancio era demasiado por lo que decidimos prender una fogata hasta que el sol se asomase por encima de los cerros para seguir con la caminata.

A las 9 de la mañana retomamos la caminata, y al cabo de una hora finalmente llegamos hasta el Huancar luego de recorrer inmensas vegas en las cuales por el frio intenso de la noche se forman enormes masas de hielo que en algunas partes pueden tener hasta 1 metro de espesor.

La altura a la cual nos encontrábamos realmente se hizo sentir cuando comenzamos a subir por la arena, nos tomo mucho mas tiempo de lo que esperábamos ascender la duna, y teniendo en cuenta que debíamos volver a la casa de Lorenzo, solo tuvimos 2 horas para poder deslizarnos. Aprovechamos el momento para sacar algunas fotos y disfrutar del entorno que realmente es muy imponente.

El Huancar de Juella esta formado por tres grandes dunas, separadas entre si por las estribaciones de la sierra alta, limite natural entre la Quebrada de Humahuaca y la región conocida como la Puna. Estas dunas se forman por la acción del viento que deposita los granos de arena que arrastra desde el Huancar Grande y Piscuno en la Puna.

La mayor de las dunas cuenta con aproximadamente 400 metros de recorrido en su parte mas larga, y con bastante inclinación. A esta altura si bien el sol es muy fuerte, no hace calor, por lo cual la arena se mantiene fria y para practicar sandboard la velocidad es mayor que en otras dunas de Jujuy.

A las 10 de la noche llegamos a la casa de Lorenzo Calatayu que nos esperaba con un asado de cordero, creo que no había mejor manera de terminar ese agotador día. La calidez con la cual nos recibió la familia Calatayu, con su humildad y sencillez, fue realmente algo impagable.

Leave a Reply